25/02/2018

Aprende Como curar tus Varices Con Tomates Verdes y Rojos

Mis piernas tenían muchas varices; con este ingrediente las hice desaparecer en poco tiempo
Tal Vez hayas leído una gran cantidad de artículos sobre las venas varicosas y los diferentes métodos eficientes que puede ofrecer la medicina popular Rusa para su tratamiento completo. Sin embargo, lo que encontrarás hoy aquí es muy diferente, ya que vamos a introducir una novedosa receta efectiva cuyo único objetivo es el tratamiento de esta dolorosas y anti estéticas varices.

Vale recalcar que la mayoría de las personas se encuentra ya familiarizadas con las diferentes propiedades beneficiosas que poseen los tomates, sin embargo no todo el mundo está completamente al tanto con el hecho de que pueden también curar las varices con la ayuda de los tomates rojos y verdes.

Los beneficios del Tomate Como te adelantamos antes, el tomate posee propiedades curativas porque en los mismos, aparte de sus semillas, existe una sustancia similar a la aspirina. Este tipo de ácido se considera como un anticoagulante, capaz de diluir la sangre y que no se estanque. El tomate incluso tiene flavonoides capaces de reforzar las paredes del vaso sanguíneo.

Algunos de los beneficios más notorios son: Al ser bajo en sodio es recomendada en la dieta de personas con hipertensión arterial. Alto contenido en licopeno, un antioxidante que ayuda a prevenir el cáncer de próstata en los hombres. Es rica en fibra, sobretodo si se come con su piel. Ayuda a hacer bien la digestión. Aporta vitaminas (sobretodo vitaminas del complejo B, C, A y E), así como minerales (como el potasio, fósforo y magnesio).

Hay dos maneras de curar las venas varicosas, utilizando tomates rojos maduros y tomates verdes.

Tratamiento con Tomates Verdes El tomate verde es un remedio casero simple que se puede utilizar en la lucha con las venas varicosas.
Es necesario lavar un par de tomates verdes. Cortarlos en rodajas o rebanadas. Colocar los rodajes de tomates verdes sobre las venas varicosas. Si es necesario, puedes atarlos con algunos vendajes. Mantén los tomates en estos lugares hasta que sientas una sensación de hormigueo en la piel. Si no puedes soportar esta sensación por mucho tiempo, retiralo tan pronto sientas una sensación de ardor, luego lavar las venas con agua fría. Si el procedimiento va bien, el resultado será visible muy pronto. Este procedimiento debe repetirse cinco veces al día, preferiblemente de forma consecutiva.

Tratamiento con Tomates Rojos Maduros El procedimiento es similar al anterior.
Los tomates maduros deben ser lavados. Cortados en rodajas finas. Coloca en las venas durante 3-4 horas atados con algún vendaje. Después de algún tiempo reemplazar el tomate con uno nuevo. Este procedimiento es preferible realizarlo en la tarde o en la noche. Con este tratamiento podrás deshacerte de esas molestas y dolorosas várices en muy poco tiempo y de una forma absolutamente económica.


Loading...