30/03/2017

CÓMO ENTRENAR A SU CEREBRO PARA DEJAR DE PREOCUPARSE

¿Sabía usted que la preocupación excesiva no sólo afecta su estado mental sino que también tiene un impacto negativo en su salud física? Mientras que una pequeña preocupación puede ser incluso útil, ya que le ayuda a prepararse para la próxima situación.

Cuando usted se preocupa, la frecuencia cardíaca aumenta, suda más, y la respiración se vuelve mucho más difícil. También puede palidecer, dado que la sangre se retira de la piel y se mueve hacia los músculos con el fin de prepararlos para la situación de “pelear o huir”.

Mientras que una pequeña preocupación puede ser incluso útil, ya que le ayuda a prepararse para la próxima situación, preocuparse demasiado afecta a su salud hasta el punto de hacer que usted estresado, cansado, extremadamente propenso a la depresión, e incluso físicamente enfermo.

Como el cuerpo se ha preparado para responder a la amenaza, la tensión puede convertirse en dolor causando piernas débiles, temblores, dolores de cabeza y dolor de espalda. La misma tensión puede incluso afectar el sistema digestivo, causando diarrea o estreñimiento.

Además de esto, la preocupación crónica puede hacer que sea susceptible a las infecciones, también. El estrés y la ansiedad se sabe que bajan el sistema inmunológico, lo que hace propenso a resfriados o enfermedades aún más graves. Por no hablar de que también te hace sentir aún más fatigado y letárgico.

La buena noticia es que el cerebro es un órgano altamente adaptable, y hacer algunos cambios de comportamiento puede reducir notablemente la preocupación y ayudarle a volver a sus actividades cotidianas y de alto funcionamiento.

A CONTINUACIÓN ALGUNOS ELEMENTOS QUE LE AYUDARÁN A DEJAR DE PREOCUPARSE TANTO
1. Escriba sus preocupaciones
Traducir sus preocupaciones en palabras concretas, ayuda a transformar la duda y la compasión en un problema con una solución potencial. Si usted no sabe qué llevar a una fiesta, anótelo. Poner tus preocupaciones en palabras le prepara para conceptualizar los problemas y buscar una manera de resolverlos.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago, los aspirantes ansiosos que escribieron sus sentimientos antes de hacer la prueba en realidad se desempeñan mucho mejor en comparación con los que no lo hicieron. Los investigadores creen que la clave para escribir acerca de sus preocupaciones es enfatizar el peor resultado posible para la causa de su ansiedad.

2. Practica la meditación de la atención plena
En este punto, no es de extrañar que la meditación tiene una amplia gama de propiedades curativas. Muchos estudios diferentes sobre el tema han confirmado que el acto de cerrar los ojos y escuchar su respiración ayuda a mejorar la estabilidad mental y la función cognitiva.

Por lo tanto, siempre que se sienta ansioso o abrumado por su horario apretado, encontrar el tiempo para mediar. Todo lo que necesita es una mente abierta y un espacio tranquilo. Sentarse por tan sólo dos minutos ayuda a sentirse más centrado, optimista y despejado.

3. Canal de su estrés en el ejercicio
El ejercicio ofrece beneficios físicos y mentales. Si bien es bastante difícil al principio, el ejercicio sobre una base regular ayuda a recuperar el control de su vida. Esta sensación de control y autoestima le permite reducir la preocupación general y el estrés.

Los médicos a menudo aconsejan a los pacientes deprimidos a practicar ejercicio aeróbico, ya que se ha demostrado que disminuye los niveles de las hormonas del estrés del cuerpo, como el cortisol y la adrenalina. Además, también ayuda a aumentar la producción de endorfinas, productos químicos en el cerebro que matan el dolor y levantar el ánimo.

Fuente: besthealthyguide.com


Loading...