loading...

Cáscara de Limón para terminar con los Dolores de espalda y Articulaciones

Desde la antigüedad que el limón es considerado una fruta con muchos usos y nutrientes; no sólo en la cocina, sino que también se aplica a la cosmética y a la medicina tradicional.

Tiene altos contenidos de vitamina C, antioxidantes, minerales y aceites esenciales beneficiosos para la salud.
El limón fortalece el sistema inmunológico, ayuda a combatir las enfermedades de las vías respiratorias como la gripe, resfríos y tos, gracias a sus componentes antibacterianos y al mismo tiempo desintoxica el organismo ya que contiene efectos diuréticos.

Pero aunque conocemos todas estas propiedades atribuidas al limón, siempre nos concentramos en su interior, básicamente en el jugo y dejamos de lado una parte igual de importante como es la cáscara.

No vamos a decir que tenga un sabor especialmente agradable, porque de hecho no lo es, pero no podemos descartar los beneficios que aporta a la salud.

Contiene mucha más vitamina C la cáscara que el propio jugo, además de contar con componentes antiinflamatorios que podrían aplicarse al tratamiento de los dolores articulares como son los que provocan la artritis o la artrosis.

Si lo unimos a otros ingredientes como el eucalipto o el aceite de oliva que son igual de naturales y saludables, obtenemos una preparación sumamente poderosa, capaz de ayudarnos a mitigar dolores y a fortalecer el sistema inmunológico.

Ingredientes:
– 1 taza de aceite de oliva virgen extra
– 2 limones grandes
– 5 hojas de eucalipto
– 1 frasco de vidrio con tapa
– Vendajes limpios, cantidad necesaria
– Plástico de cocina

Instrucciones:
Pela los limones y corta en trozos pequeños las cáscaras. Colócalas en un frasco con tapa hermética y agrega aceite de oliva hasta cubrirlos por completo. Corta las hojas de eucalipto en pequeños trozos y mézclalos con el resto de los ingredientes.

Tapa el frasco con este contenido y resérvalo en un lugar fresco y oscuro durante 15 días para que suelte sus nutrientes. A continuación, cuela la preparación y ya estará lista para ser utilizada.

Modo de uso:
Utiliza una gasa para aplicar este remedio. Moja dentro de la preparación, aplica sobre la zona dolorida y cubre con un plástico del que usamos en la cocina para que te permita retener la venda en la posición deseada.

Trata de dejarlo toda la noche para que sus propiedades hagan efecto y repite la operación 3 veces por semana.

Comentarios